Back to Top

Cirugía mínima invasiva (más información)


Mediante la cirugía mínimamente invasiva logramos eliminar los inconvenientes de la cirugía abierta tradicional, reduciendo la herida operatoria, con los mismos e incluso mejores resultados.

La paciente puede volver a su domicilio en la mayoría de los casos en el mismo día, con menor dolor y más rápida recuperación.

El cirujano obtiene además una mejor calidad de visión de los tejidos por la amplificación de la micro cámara, menor agresión hacia las estructuras, menor sangrado y mayor satisfacción de la paciente.

Esta tipo de cirugía mínimamente invasiva se logra mediante técnicas laparoscópicas, que van a permitir la realización de la mayoría de las intervenciones que antes se realizaban con cirugía abierta.

En líneas generales, la laparoscopia consiste en inflar el abdomen a través de una aguja de 1 mm de diámetro con una presión controlada (12 y 15 mm de mercurio) para posteriormente introducir el instrumental y una videocámara con luz fría a través de pequeñas incisiones entre 5 y 12 milímetros, que nos permite visualizar todo el interior del abdomen amplificado en un monitor de televisión.

Equipamiento de un quirófano de Cirugía Laparoscópica.

Ventajas de la laparoscopia:

  • Menor tiempo de hospitalización, alta en pocas horas.
  • Recuperación y retomo a la vida diaria más rápida.
  • Menor traumatismo al lograr una mayor precisión.
  • Menos complicaciones.
  • Menor sangrado.
  • Menos dolor postoperatorio.
  • Menor tasa de infecciones.
  • Menos posibilidad de adherencias posteriores.
  • Mejores resultados estéticos, cicatriz mínima.
  • Menores costes.
  • Resultados iguales o superiores que la cirugía abierta convencional.

En la Clínica Segrelles contamos con expertos acreditados en cirugía laparoscópica avanzada y como ejemplo se enumeran algunos procesos donde es de primera indicación:

  • Laparoscopía exploratoria.
  • Cirugía de la esterilidad: Liberación de adherencias, endometriosis, reconstrucción de anatomía alterada, secuelas de procesos infecciosos, micro cirugía tubárica, plastias tubáricas, implantaciones, transposiciones orgánicas.
  • Cirugía de trompa y ovario: Quistes ováricos, endometriomas, torsiones, dermoides, enfermedad pélvica inflamatoria.
  • Cirugía sobre el útero: Miomectomía con morcelador (somos Centro referente en miomectomias múltiples), histerectomía vaginal asistida por laparoscopia, histerectomía laparoscópica.
  • Cirugía oncológica: Cáncer de ovario, trompa, endometrio, cérvix uterino. Linfadenectomía, laparoscópica.
  • Cirugía de suelo pélvico: Neurotomías, dolor pélvico crónico, incontinencia de orina, prolapsos genitales.

Histeroscopia

Es otra técnica de mínima invasión consistente en visualizar el interior de la cavidad uterina con un instrumento endoscópico alargado que se introduce a través de la vagina.

Puede ser diagnóstica si solo se utiliza para explorar esta cavidad, o quirúrgica, para el tratamiento de alguna anomalía, utilizando instrumental microquirúrgico (tijeras, pinzas, electrodos muy pequeños).

Micropinza de histeroscopia operatoria.

Ha sustituido al legrado o “raspado” que se realizaba con legras o “cucharillas” sin ninguna visión directa de lo que se estaba realizando, con mucha menor fiabilidad que los métodos actuales.

En sus inicios se realizaba con anestesia general al ser el instrumental grueso y requerir dilatar el cuello uterino. Hoy día, con el desarrollo de instrumentos de menor calibre, se suele realizar con anestesia local e incluso sin ella en la misma consulta.

Equipamiento para la realización de una histeroscopia.

La paciente tan solo notará una leve molestia como si tuviera la menstruación, debido a que distendemos la cavidad uterina con un poco de suero para poder visualizar su interior.

La duración del procedimiento suele ser de unos pocos minutos y la principal complicación es la perforación del útero.

Usos de la histeroscopia:

Exploratorias (esterilidad, abortos habituales) Malformaciones (tabiques, septos) Sinequias o adherencias intrauterinas (Sd. de Asherman). Pólipos endometriales. Sangrados anormales. Sospecha ecográfica de patología endometriaI. Miomas submucosos. Extracción de DIU retenido. Ablación endometriaI.